CucharaSaturada

Artículo del mes: Septiembre

BREVES FRAGMENTOS DE LIBROS.  NAVEGACIÓN

   Por AUTORES (alfabético).

 

Let A Let B Let C Let D

Let E Let F Let G Let H

Let I Let J Let K Let L

Let M Let N Let Ñ Let O

Let P Let Q Let R Let S

Let T Let U Let V Let W

 Let X Let Y Let Z HaciaArriba

 

 Let I

 

Ibsen, Henrik.    (Casa de muñecas):

 

HELMER. ¿Qué?

NORA. Llevamos ocho años casados. ¿No te percatas de que hoy es la primera vez que tú y yo, marido y mujer, hablamos con seriedad?

HELMER. ¿Qué quieres decir?

NORA. ¡Ocho años... más todavía! Desde que nos conocemos no hemos tenido una sola conversación seria.

HELMER. ¿Es que debía yo hacerte confidente de mis preocupaciones; que tú, a pesar de todo, no podías ayudarme a resolver?

NORA. No me refiero a preocupaciones. Estoy diciéndote que nunca hemos hablado en serio, que nunca hemos intentado llegar juntos al fondo de las cosas.

HELMER. Pero, querida Nora, ¿te habría interesado hacerlo?

NORA. De eso mismo se trata. Tú no me has comprendido jamás. Se cometieron muchos errores conmigo, Torvaldo. Primero mi padre; después tú.

HELMER. Tu padre y yo, quienes más te hemos querido.

NORA. (Niega con la cabeza.) Nunca me quisisteis. Os divertía el capricho de jugar con la niña.

HELMER. Pero, Nora,  ¿qué palabras son ésas?

NORA. La pura verdad, Torvaldo. Cuando vivía con papá, él me manifestaba todas sus ideas y yo las seguía. Si tenía otras diferentes, me guardaba muy bien de decirlo, porque no le habría gustado. Me llamaba su muñequita, y jugaba conmigo ni más ni menos que yo con mis muñecas. Después vine a esta casa contigo...

HELMER. ¡Qué términos empleas para hablar de nuestro matrimonio!...

HELMER. ¡Qué injusta y desagradecida eres, Nora! ¿No has sido feliz aquí?

NORA. No, nunca. Creí serlo; pero no lo he sido jamás.

HELMER. ¿No... que  no  has  sido  feliz?...

NORA. No: solo estaba alegre, y eso es todo. Eras tan bueno conmigo... Pero nuestro hogar no ha sido más que un cuarto de recreo. He sido muñeca grande en esta casa, como fui muñeca en casa de papá. Y a su vez los niños han sido muñecos. Me divertía que jugaras conmigo, como a los niños verme jugar con ellos. He aquí lo que ha sido nuestro matrimonio, Torvaldo.

  

HELMER. Hay algo de verdad en lo que dices... aunque exageras mucho. Pero desde hoy todo cambiará; ya han pasado los tiempos del juego y ha llegado la hora de la educación.

NORA. ¿La educación de quién? ¿La mía o la de los niños?

HELMER. La tuya y la de los niños, Nora.

NORA. ¡Ay! Torvaldo, tú no eres capaz de educarme, de hacer de mí la esposa que necesitas.

HELMER. ¿Y me lo dices tú?

NORA. ¿Y yo... qué preparación tengo para educar a los niños?

HELMER. ¡Nora!

NORA. ¿No has dicho tú mismo hace un momento que es una misión que no te atreves a confiarme?...

HELMER. Estaba excitado... ¿Cómo puedes echarme en cara eso?

NORA. ...Y tenías razón sobrada. Es una labor superior a mis fuerzas. Hay otra de la que debo ocuparme antes. Debo procurar educarme a mí misma. Tú no eres capaz de ayudarme en esta tarea. Para ello necesito estar sola. Y por esa razón voy a dejarte.

...

 
 Acceder al final de "Casa de muñecas" CasaDeMuñecas ElPatoSalvaje

 

 

   

                                                        

¿Y ahora, adónde vamos?

   Índice alfabético de Fragmentos breves por autores: Navegue a INICIAL...:            

Let A Let B Let C Let D Let E Let F Let G Let H       I

Let J Let K Let L Let M Let N Let Ñ Let O Let P Let Q

Let R Let S Let T Let U Let V Let W Let X   Let Z
       

                                                                                     Volver al Principal   HaciaArriba

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.