SerCultosParaSerLibres
Los Comienzos. Calle Bailén, Madrid. Taberna El anciano Rey de los Vinos (100 años en 2009) y la desaparecida librería "Ser cultos para ser libres-"
Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

El miedo del portero al penalty. Frag y Fin
de Peter Handke
El miedo del portero al penalty de Peter Handke. Fragmentos

Lo que sé de los vampiros. Comienzo
de Francisco Casavella
Lo que sé de los vampiros de Francisco Casavella. Comienzo

Noches blancas, Final
de Fiodor Dostoyevski
Noches blancas de Fiodor Dostoyesvki.  Final

NUEVAS PORTADAS
Matadero cinco. Comienzo
de Kurt Vonnegut
Comienzo de Matadero cinco. Kurt Vonnegut.

Manhattan transfer. Final
de John Dos Passos
Manhattan transfer de John Dos Passos. Final.

Naturaleza de la novela. Fragmentos
de Luis Goytisolo
Naturaleza de la novela. Luis Goytisolo. Fragmentos

Beloved. Comienzo
de Toni Morrison
Beloved. Toni Morrison. Fragmentos.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. EL ARTE DE LA FICCIÓN de David Lodge  Comienzo I :

Nuestra portada:
ReflejosBósforo800 
 
VOZ DE LA FOTO.  El cerebro toma decisiones, valora, juzga en la más completa oscuridad. Solo puede ayudarse de cinco mensajeros/sentidos para conocer cómo es lo que le rodea, así que hace bien en relativizar la información que le llega. Los ojos le ofrecieron esta imagen real. Él cerebro conocía que navegaba por el Bósforo y que se encontraba fuera del agua por lo que la imagen llegada no era genuina y ordenó disparar.
Ficciones-espejismos sobre el Bósforo, Turquía   © LCJ  

                

Comienzos de libros

IconoFraLib ... algo decimos de este libro

1 - El Comienzo

  

  Emma (1816) de  JANE AUSTEN.

Emma1Emma Woodhouse, bella, inteligente y rica, con una familia acomodada y un buen carácter, parecía reunir en su persona los mejores dones de la existencia; y había vivido cerca de veintiún años sin que casi nada la afligiera o la enojase. Era la menor de las dos hijas de un padre muy cariñoso e indulgente y, como consecuencia de la boda de su hermana, desde muy joven había tenido que hacer de ama de casa. Hacía ya demasiado tiempo que su madre había muerto para que ella conservase algo más que un confuso recuerdo de sus caricias, y había ocupado su lugar una institutriz, mujer de gran corazón, que se había hecho querer casi como una madre. La señorita Taylor había estado dieciséis años con la familia del señor Woodhouse, más como amiga que como institutriz, y muy encariñada con las dos hijas, pero sobre todo con Emma. La intimidad que había entre ellas era más de hermanas que de otra cosa. Aun antes de que la señorita Taylor cesara en sus funciones nominales de institutriz, la blandura de su carácter raras veces le permitía imponer una prohibición; y entonces, hacía ya tiempo que había desaparecido la sombra de su autoridad, habían seguido viviendo juntas como amigas, muy unidas la una a la otra, y Emma haciendo siempre lo que quería; teniendo en gran estima el criterio de la señorita Taylor; pero rigiéndose fundamentalmente por el suyo propio. Lo cierto era que los verdaderos peligros de la situación de Emma eran, de una parte, que en todo podía hacer su voluntad, y de otra, que era propensa a tener una idea demasiado buena de sí misma; éstas eran las desventajas que amenazaban mezclarse con sus muchas cualidades. Sin embargo, por el momento el peligro era tan imperceptible que en modo alguno podían considerarse como inconvenientes suyos. Llegó la contrariedad -una pequeña contrariedad-, sin que ello la turbara en absoluto de un modo demasiado visible: la señorita Taylor se casó. 

 

El buen soldado (1915) de FORD MADOX FORD

El buen soldado1Ésta es la historia más triste que jamás he oído. Habíamos tratado a los Ashburnham durante nueve temporadas en la ciudad de Nauheim con gran intimidad... 0, más bien, habíamos mantenido con ellos unas relaciones tan flexibles y tan cómodas y sin embargo tan íntimas como las de un guante de buena calidad con la mano que protege. Mi mujer y yo conocíamos al capitán Ashhurnham y a su señora todo lo bien que es posible conocer a alguien, pero, por otra parte, no sabíamos nada en absoluto acerca de ellos. Se trata, creo yo, de una situación que sólo es posible con ingleses, sobre quienes, incluso en el día de hoy, cuando me paro a dilucidar lo que sé de esta triste historia, descubro que vivía en la más completa ignorancia. Hasta hace seis meses no había pisado nunca Inglaterra y, ciertamente, nunca había sondeado las profundidades de un corazón inglés. No había pasado de sus aspectos más superficiales.

            De "El buen soldado" acceso a :   COMIENZO  /  FRAGMENTOS)

 

¿Cuándo empieza una novela? La pregunta es casi tan difícil de contestar como la de cuándo un embrión humano se convierte en persona...

...

 Continuar comienzo    (Continuar con el Comienzo de "El arte de la ficción" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.