CucharaSaturada

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

Fragmentos de Niebla.
Miguel de Unamuno
Fragmentos de Niebla. Miguel de Unamuno

Comienzo de Lazarillo de Tormes.
Anónimo
Acceso directo al comienzo de Lazarillo de Tormes

Todo lo que hay. Comienzo
de James Salter
Todo lo que hay de James Salter. Comienzo.

 

 

NUEVAS PORTADAS
Sobre héroes y tumbas Final
de Ernesto Sábato
Final de Sobre héroes y tumbas de Ernesto Sábato

A sangre y fuego Prólogo
de M.Chaves Nogales
Prólogo de A sangre y fuego de M.Chaves Nogales

El guardián entre en centeno Fragmentos
de J.D. Salinger
Fragmentos de El guardián entre en centeno de J.D. Salinger

Esperando a Godot. Comienzo
de Samuel Beckett
Esperando a Godot de Samuel Beckett. Comienzo

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. UNA PUERTA QUE NUNCA ENCONTRÉ de Thomas Wolfe  Final I:

Nuestra portada:
Erny CuevaRetiro800
VOZ DE LA FOTO: Pero la puerta no existe. Los amores, los seres, los instantes, los sueños, los veranos, los yoes que se nos fueron, franquearon un límite que no es umbral y no es puerta, y así, nuestra mano queda prendida en las sombras, en el vacío de lo que no somos ya, en la sospecha de que todo lo mutable no será sino vacío, alguna vez.
Espacio y personaje no relevantes.    © LCJ  2019
    

Finales de libros 

(Este pequeño libro –pequeño de formato-, se compone de cuatro relatos/capítulos. Transcribimos como final, los últimos párrafos del IV (Finales de Abril de 1928), que es el final de este libro según el orden en los que esos capítulos se han publicado)

  

    … El rostro hinchado y blanco de aquel hombre aparecía fijado allí como un símbolo de permanencia entre la prisa ciega y el empuje del millón de cosas que pasaban sin cesar, entre las incontables y violentas erosiones del tiempo, y se conectaba de algún modo con otra imagen que apareció aquella primavera en medio del torrente luminoso de visiones que pasaban delante de mi habitación sin cesar, un vagón repleto de carbón ardiente que se abrió paso en mi cerebro y que, a diferencia de otras imágenes, era, sin llegar a ser ni sueño ni fantasía, inefable.

Aquella imagen, que habría de asediarme con su melancolía, era ésta:

...

 Continuar final    (Continuar con el final de "Una puerta que nunca encontré" ) 

 

 Comparta, si lo considera de interés, gracias:  

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.