CucharaSaturada

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

Fragmentos de Niebla.
Miguel de Unamuno
Fragmentos de Niebla. Miguel de Unamuno

Comienzo de Lazarillo de Tormes.
Anónimo
Acceso directo al comienzo de Lazarillo de Tormes

Todo lo que hay. Comienzo
de James Salter
Todo lo que hay de James Salter. Comienzo.

 

 

NUEVAS PORTADAS
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada
G.García Márquez
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada de G.García Márquez

Final de Ensayo sobre la ceguera Final
José Saramago
Final de Ensayo sobre la ceguera de José Saramago

El hombre sin atributos Fragmentos
de Robert Musil
Fragmentos de El hombre sin atributos de Robert Musil

El evangelio según Jesucristo Comienzo
de José Saramago
Comienzo de El evangelio según Jesucristo de José Saramago

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. JUSTINE de Lawrence Durrell   Comienzo I:

Nuestra portada:
ReflejosPlata800
"En la gran calma de estas tardes de invierno hay un reloj: el mar. Su palpitación confusa que se prolonga en la mente es la fuga sobre la cual se compone este relato..."
Un lugar difícil en donde los vientos se funden para crear un solo viento grande, unidireccional, incesante y poderoso. Un viento que aturde las mentes y comba los arbustos escuálidos que contra el horizonte parecen de piedra. Es el punto geográfico en donde la costa lusitana se quiebra y el Atlántico se abre pleno a su magnitud liberado de las tierras. Y allí, en la última roca, la quimera de creer que pueden pescarse los reflejos de su sol frío, de plata, de luna grande.
Cabo de San Vicente (Portugal)   © LCJ
   

Comienzos de libros

«Empiezo a creer que todo acto sexual
 es un proceso en el que participan
cuatro personas. Tenemos que discutir
en detalle este problema.
»

                                   S. FREUD, Cartas.

«Hay dos soluciones posibles: el crimen
que nos hace felices, o la soga que nos
impide ser desdichados. Respóndame,
querida Thérèse. ¿se puede dudar un
solo instante? ¿Y qué argumento podría
aducir su pobre inteligencia en contra de aquél»

                           D.A.F. DE SADE, Justine

 

   Primera parte

Otra vez hay mar gruesa, y el viento sopla en ráfagas excitantes: en pleno invierno se sienten ya los anticipos de la primavera. Un cielo nacarado, caliente y límpido hasta mediodía, grillos en los rincones umbrosos, y ahora el viento penetrando en los grandes plátanos, escudriñándolos…

Me he refugiado en esta isla con algunos libros y la niña, la hija de Melissa. No sé por qué empleo la palabra «refugiado». Los isleños dicen bromeando que solamente un enfermo puede elegir este lugar perdido para restablecerse. Bueno, digamos, si se prefiere, que he venido aquí para curarme…

De noche, cuando el viento brama y la niña duerme apaciblemente en su camita de madera junto a la chimenea resonante, enciendo una lámpara y doy vueltas en la habitación pensando en mis amigos, en Justine y Nessim, en Melisa y Balthazar. Retrocedo paso a paso en el camino del recuerdo para llegar a la ciudad donde vivimos todos un lapso tan breve, la ciudad que se sirvió de nosotros como si fuéramos su flora, que nos envolvió en conflictos que eran suyos y creíamos equivocadamente nuestro, la amada Alejandría.

...

 Continuar comienzo    de "Justine

Comparta, si lo considera de interés, gracias:       

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.