CucharaSaturada

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LA REGENTA de Leopoldo Alas "Clarín"   Comienzo:

Nuestra portada:
 OviedoVestusta800
VOZ DE LA FOTO. A uno, nacido en Madrid, le gusta muy poco decir que es de "el Foro" a diferencia de otros muchos madrileños que sí. Uno piensa que habiendo venido al mundo en una factoría de niños que llegábamos para nutrir las huestes rasas del nacional-catolicismo, los talleres, las cuadrillas de obreros, los penales, las fábricas de los Planes de Desarrollo, y luego llevándome a crecer y asalvajarme en un extrarradio del otro lado del río que ya no era, desde luego, "el Foro", parece un falso alarde tildarse de ser de él. Sin embargo, MLdeM, nacida en Oviedo en el mismo verano, sí le gusta decir que ella es de Vetusta, y no es un exceso porque vino a este mundo en la muy elitista clínica Miñón, en donde parece que también nació la reina Leticia. Desde luego que Oviedo se tilda de muy señorial, noble e ilustre, amén de haber sido la primera capital cristiana de la Reconquista. Lo que MLdeM no desconoce es que no todos sus interlocutores pueden relacionar Oviedo con la Vetusta de La Regenta y que Clarín la utilizó para tramar uno de los tres adulterios más sonados de la literatura europea del siglo XIX, pero es que le gustó tanto el libro que cuenta que no deseaba que se acabara y que, en algunos pasajes, avanzaba una decena de páginas en la lectura y retrasaba luego dos o tres hojas para releerlas.
Situación de Oviedo-Vetusta con luz de poniente en un mapa tridimensional del centro de Asturias.   © LCJ  2020
 
 
Comienzos de libros 

 

  La heroica ciudad dormía la siesta. El viento Sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles. Cual turbas de pilluelos, aquellas migajas de la basura, aquellas sobras de todo se juntaban en un montón, parábanse como dormidas un momento y brincaban de nuevo sobresaltadas, dispersándose, trepando unas por las paredes hasta los cristales temblorosos de los faroles, otras hasta los carteles de papel mal pegado a las esquinas, y había pluma que llegaba a un tercer piso, y arenilla que se incrustaba para días, o para años, en la vidriera de un escaparate, agarrada a un plomo...

...

         Continuar  comienzo   (Continuar con el Comienzo de "La Regenta" )   

Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.