CucharaSaturada

DedoIndice

 

Fragmentos de libros LOS TRABAJOS DE PERSILES Y SIGISMUNDA de Miguel de Cervantes PRÓLOGO I:

Nuestra portada:
 PteToledo 3Arc 745
 
VOZ DE LA FOTO. Uno se crió en lo que antes se llamó la carretera de Toledo, una ruta que, conduciendo a la Ciudad Imperial desde Madrid, han recorrido durante siglos príncipes y arrieros, reyes, mosqueteros y enamorados, tropas, coches de punto, feriantes, tartanas, volquetes, duquesas, reos... Cuando pasaba Franco, era un espectáculo anunciado por la escolta de guardias civiles que se apostaba por parejas cada 50 metros a ambos lados de la calle. Luego, con mi hermano, intentábamos adivinar en cuál de los coches negros -de charol, parecían- con cortinillas, que pasaban raudos bajo nuestro balcón, se ocultaba el Jefe. Pero también me gusta recrearme en imaginar que por debajo de nuestro futuro balcón también pasó don Miguel de Cervantes hace cuatrocientos años montado en su pasilargo  rocín; y que la escena que narra en este prólogo se produjo allí mismo, debajo de ese balcón nuestro que algún día existiría. Luego, don Miguel se encaminaría para cruzar, unos cuantos cientos de varas más abajo, el río Manzanares por la puente de Toledo y entrar a Madrid para, ciertamente como vaticina, morirse unos días después.
El puente de Toledo sobre el río Manzanares.   Madrid.    © LCJ  2018
 
  

                     IconoFraLib ... algo decimos de este prólogo      

Comienzos de libros   

Sucedió, pues, lector amantísimo, que viniendo otros dos amigos y yo del famoso lugar de Esquivias, por mil causas famoso, una por sus ilustres linajes EntradaEsquiviasy otra por sus ilustrísimos vinos, sentí que a mis espaldas venía picando con gran priesa uno que, al parecer, traía deseos de alcanzarnos, y aun lo mostró dándonos voces, que no picásemos  tanto. Esperámosle, y llegó sobre una borrica un estudiante pardar, porque todo venía vestido de pardo, antiparras, zapato redondo y espada con contera, valona bruñida y con trenzas iguales; verdad es que no traía más de dos, porque se le venía a un lado la valona por momentos, y él traía sumo trabajo y cuenta de enderezarla.

            Llegando a nosotros dijo:

...

   Continuar prólogo    (Continuar con el comienzo de Prólogo al "Persiles" )

(Este texto es muy breve. La razón por la que está dividido en dos partes es porque queremos conocer cuántas personas entran en este artículo por casualidad o buscando lo que aquí no está y cuántas están interesadas en el texto completo.)

Compárta, si lo considera interesante, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.