RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

Fragmentos de Niebla.
Miguel de Unamuno
Fragmentos de Niebla. Miguel de Unamuno

Comienzo de Lazarillo de Tormes.
Anónimo
Acceso directo al comienzo de Lazarillo de Tormes

Todo lo que hay. Comienzo
de James Salter
Todo lo que hay de James Salter. Comienzo.

 

 

NUEVAS PORTADAS
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada
G.García Márquez
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada de G.García Márquez

Final de Ensayo sobre la ceguera Final
José Saramago
Final de Ensayo sobre la ceguera de José Saramago

El hombre sin atributos Fragmentos
de Robert Musil
Fragmentos de El hombre sin atributos de Robert Musil

El evangelio según Jesucristo Comienzo
de José Saramago
Comienzo de El evangelio según Jesucristo de José Saramago

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LA GALLINA DEGOLLADA de Horacio Quiroga  Cuento I:

Nuestra portada:
MostradorMojado800
 
VOZ DE LA FOTO. Uno, en donde le van llevando los pies, ve "cosas" que a las personas que le rodean nada dicen. No tiene mérito ninguno porque son un reflejo de lo que se lleva dentro del corazón o de la mente y, en tanto no terminen de robarnos ahí -lo intentan y van consiguiéndolo, desde luego-, son de uno y son uno mismo. Luego, puede haber suerte, y de entre las miles de esas imágenes semiolvidadas pero potenciales y silentes en las memorias magnéticas, pueden llegar a ser rescatadas. Este ha sido el caso de esta imagen que, tras contrastarla un mucho y saturarla una miaja, me ha resultado excelente para nuestra portada de este cuento; un cuento que, aún con más de cien años de haberse escrito, está muy vivo y pleno de significado humano, evocativo de ideas y sensaciones más allá de los hechos que nos narra.
Manchas aleatorias de licor y reflejos de focos en el mostrador metálico de una taberna de barrio.
Madrid     © LCJ 2018  
 
  
Cuentos casi perfectos.
     

Todo el día, sentados en el patio, en un banco estaban los cuatro hijos idiotas del matrimonio Mazzini-Ferraz. Tenían la lengua entre los labios, los ojos estúpidos, y volvían la cabeza con la boca abierta.

El patio era de tierra, cerrado al oeste por un cerco de ladrillos. El banco quedaba paralelo a él, a cinco metros, y allí se mantenían inmóviles, fijos los ojos en los ladrillos. Como el sol se ocultaba tras el cerco, al declinar los idiotas tenían fiesta. La luz enceguecedora llamaba su atención al principio, poco a poco sus ojos se animaban; se reían al fin estrepitosamente, congestionados por la misma hilaridad ansiosa, mirando el sol con alegría bestial, como si fuera comida...

...

   Continuar cuento    (Continuar con el Cuento de "La gallina degollada" )  

Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.