RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Ante todo no hagas daño. Comienzo
de Henry Marsh
Ante todo no hagas daño. Henry Marsh. Comienzo

Los asquerosos. Comienzo
de Santiago Lorenzo
Los asquerosos. Comienzo

El color prohibido. Final
de Yukio Mishima
El color prohibido. Final

El viejo León.Tolstoi, un retrato literario. Fragmentos
de Mauricio Wiesenthal
El viejo León.Tolstoi, un retrato literario. Fragmentos

NUEVAS PORTADAS
El pato salvaje. Final
de Henrik Ibsen
El pato salvaje.  Henrik Ibsen. Final.

La muerte de un viajante. Fragmentos
de Arthur Miller
La muerte de un viajante. Arthur Miller. Fragmentos.

Verdad y mentiras en la literatura. Fragmentos
de Stephen Vizinczey
Verdad y mentiras en la literatura. Stephen Vizinczey. Fragmentos

Una puerta que nunca encontré. Fragmentos
de Thomas Wolfe
Una puerta que nunca encontré de Thomas Wolfe. Fragmentos.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. CAMPOS DE CASTILLA de Antonio Machado  Fragmentos (I) :

Nuestra portada:

ZaraPilon780
El verano de Castilla, a la hora inhabitable en la que el sol  tan cenital se pone que no puede sacarle ni un atisbo de sombra a un mísero matojo, nos cogió a Zarita y a mí perdidos, alucinados por un sol de fuego y el canto de las chicharras. Andábamos desorientados por un inverosimil camino de tierra blanca, abrasada y que más allá solo fue una trocha de cantos y polvo y luego... nada, puro abrojo, cardo y guijarro para morir contra una divisoria de piedra ardiente refugio de de lagartijas.
Malo. Andaba cojo, sin sombrero, sin agua, sin saber por dónde escapar. Pero Zara, arrastrando su lengua rosa se olió el paliativo y a trasmano corrió hacia lo que nada parecía y se zambulló como loca sin importarle líquenes, lodos, culebras ni sanguijuelas... ni el caño que me auxilió.
Campos de Salamanca © LCJ


                                                     A orillas del Duero

  

           Mediaba el mes de julio. Era un hermoso día.

Yo, solo, por las quiebras del pedregal subía,

buscando los recodos de sombra, lentamente.

A trechos me paraba para enjugar mi frente

y dar algún respiro al pecho jadeante;

o bien, ahincando el paso, el cuerpo hacia adelante

y hacia la mano diestra vencido y apoyado

en un bastón, a guisa de pastoril cayado,

trepaba por los cerros que habitan las rapaces

aves de altura, hollando las hierbas montaraces

de fuerte olor - romero, tomillo, salvia, espliego-.

Sobre los agrios campos caía un sol de fuego.

... 

 

 Continuar Fragmentos             (Continuar con los fragmentos de "Campos de Castilla")

  

Comparta, si lo considera de interés, gracias:  

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.