RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de Confesiones de un gánster económico.
John Perkins
Fragmentos de Confesiones de un gánster económico. John Perkins

Final de Fortunata y Jacinta.
Benito Pérez Galdós
Final de Fortunata y Jacinta. Benito Pérez Galdós

Pájaros a punto de volar. RELATO
de Patricia Highsmith
Pájaros a punto de volar. RELATO. de Patricia Highsmith

Una habitación propia. Fragmentos
de Virginia Woolf
Una habitación propia. Fragmentos.  de Virginia Woolf

 

 

NUEVAS PORTADAS
Asesinato en la Catedral Final
de T.S. Eliot
Final de Asesinato en la Catedral de T.S. Eliot.

Los detectives salvajes Final
de Roberto Bolaño
Final de Los detectives salvajes de Roberto Bolaño.

Trainspotting Fragmentos
de Irvine Welsh
Trainspotting de Irvine Welsh. Fragmentos.

La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LA EDAD DE HIERRO de J.M. Coetzee  Fragmentos I:

Nuestra portada:
MartilloElectrEquo600
 
VOZ DE LA FOTO. Siempre que uno se encuentra entre la espada y la pared es cuando se puede dejar de una vez de mirar a la pared, que es adonde se mira cuando se mira para otro lado. Si uno ha pasado demasiado tiempo sin mirar lo que está pasando y sí a una pared, es posible que las edades de hierro solo puedan ser derretidas, demolidas o finiquitadas -según cual- con poderosas máquinas o con una determinación al alcance de muy pocos. Con todo, se necesita mucha clarividencia y valentía y, casi siempre, un método escrupuloso y catártico o un cataclismo; una erupción, una revolución, la hipnosis o el LSD. Una potente perforadora -como la de nuestra portada-, solo es útil para un trabajo barrial y muy concreto, pero es que ese es el ámbito que nosotros ocupamos.
 Perforadora neumática sobre orugas "Cabeza de caballo"    © LCJ  2019
 
 
Fragmentos de libros.

...

Dos cosas, por tanto, en el lapso de una hora: la noticia, largo tiempo temida, y ese otro reconocimiento esa otra anunciación. La primera de las aves carroñeras, rápida, certera. ¿Cuánto tiempo podré mantenerlas alejadas? Los carroñeros de Ciudad del Cabo cuyo número nunca disminuye. Que van desnudos y no tienen frío. Que duermen en la calle y no se ponen enfermos. Que pasan hambre y no se consumen. El alcohol los calienta por dentro. El fuego líquido consume los contagios y las infecciones de la sangre. Limpian los restos del banquete. Moscas, de alas secas, de ojos vidriosos, implacables. Mis herederas...

...

        Continuar  fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "La edad del hierro" )

 

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.