RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Las tres misas rezadas. Cuento
de Alphonse Daudet
Las tres misas rezadas de Alphonse Daudet. Cuento

El elixir del reverando padre Gaucher, Cuento
de Alphonse Daudet
El elixir del reverando padre Gaucher de Alphonse Daudet. Cuento

Cartas desde mi molino, Fragmentos
de Alphonse Daudet
Cartas desde mi molino de Alphonse Daudet.  Fragmentos

Ante todo no hagas daño. Comienzo
de Henry Marsh
Ante todo no hagas daño. Henry Marsh. Comienzo

NUEVAS PORTADAS
Crematorio. Fragmentos
de Rafael Chirbes
Crematorio de Rafael Chirbes. Fragmentos.

Bartleby, el escribiente. Fragmentos
de Hermann Melville
Bartleby, el escribiente. Hermann Melville. Fragmentos

Jakob von Gunten. Comienzo
de Robert Walser
Jakob von Gunten. Robert Walser. Comienzo.

El pato salvaje. Final
de Henrik Ibsen
El pato salvaje.  Henrik Ibsen. Final.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LAS RATAS de Miguel Delibes  Fragmentos I:

Nuestra portada:
AlbercaPza800
VOZ DE LA FOTO. España rural: La difícil línea recta. La calle está empinada. Las vigas son de madera sin pulimento, los adornos o refuerzos de la fachada, también. Las casas son antiguas, con paredes de algún tipo de argamasa, y no son bloques, sino que parecen que fueron adosándose. Sólo columnas y dinteles son piedras de una pieza, pero hasta han tenido que calzarlas. Así es difícil conseguir la línea recta, el ángulo recto. Y se entiende. Pero el señor que ha puesto las persianas del segundo piso, sí que podía haberse esmerado algo más…  
Fachada de la calle del Hospicio de un pueblo de Salamanca (España)  © LCJ  
 
   
Fragmentos de libros  

 

p17

  El Nini siguió avanzando por la calleja solitaria, arrimado a las casas para eludir el lodazal. Restregaba la moneda que portaba en la mano contra los muros de adobe y al llegar a la primera esquina examinó el brillo nacido en el borde con pueril fruición. El barrizal era allí más espeso, pero el niño lo atravesó sin vacilar, sumergiendo sus pies desnudos en el cieno entreverado de estiércol y escíbalos caprinos, en la pestilente agua estancada de los relejes. Cruzó el pueblo y antes de divisar los establos del Poderoso oyó la voz caliente de Rabino Chico charlando con las vacas. El Rabino Chico estaba al servicio del Poderoso y tenía fama de comprender el lenguaje de los animales...

...

      Continuar fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "Las ratas" )

 

    Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.