RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Helena o el mar del verano. Fragmentos
de Julián Ayesta
Helena o el mar del verano. Fragmentos

Helena o el mar del verano. Comienzo
de Julián Ayesta
Helena o el mar del verano. Comienzo

El invierno en Lisboa
de Antonio Muñoz Molina
El invierno en Lisboa. Comienzo

Romancero gitano. Fragmentos
de Federico García Lorca
Romancero gitano. Fragmentos

NUEVAS PORTADAS
El coronel no tiene quien le escriba. Final
de G.García Márquez
El coronel no tiene quien le escriba de García Márquez. Final

El hombre del toque mágico. Fragmentos
de Stephen Vizinczey
El hombre del toque mágico de Stephen Vizinczey. Fragmentos

La guerra del fútbol. Fragmentos
de Ryszard Kapuscinski
La guerra del fútbol. Fragmentos  de Ryszard Kapuscinski

Factotum. Comienzo
de Charkes Bukowsky
Factotum. Comienzo. de Charkes Bukowsky

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. ÁGATA OJO DE GATO de J.M. Caballero Bonald  Fragmentos (I):

 Nuestra portada:
OrillaJúcar2
 Agua, limo, patos, juncos... Río Júcar desde el puente de la calle Colón (Cuenca-España)     © LCJ

 

Editorial: SeixBarral https://www.planetadelibros.com/editorial/seix-barral/9

p30

Tras una ausencia cuyo término coincidió con los primeros indicios migratorios de las aves invernizas, volvió el normando a sus cotas marismeñas en compañía de una adolescente más bien andrajosa, de edad de dieciséis años a lo sumo (cuando ya él debía andar por los treinta y ocho) zafia y asustadiza, no carente de cierta agresiva sazón corporal y de una especie de huraña hermosura filtrándose por la cochambre, con cuyos menesterosos padres, deudos o pupileros debió cerrar el normando algún ignominioso trato.

Orzaba la luz sobre el chamizo cuando lo avistaron desde unos alcores, y el normando, que durante todo el camino no había dado pruebas de ninguna soliviantada virilidad (amordazado tal vez el deseo por la inminencia de su cumplimiento), al llegar a la altura de una heredad de la que se había posesionado por fuero de ocupante, volvió a sentir rebrotar con lastimosa saña el empellón de la carne. Pero quiso asomarse una vez más, sin embargo, al talud de la calzada antes de conducir a su medrosa compañera a lo que iba a empezar siendo cobijo de rudas y no consumadas bodas.

Ya de vuelta al chozo, arrimó los pocos enseres que habían traído de Zapalejos junto al fogón y, sin decirle nada que ella pudiese comprender, sin que mediara ninguna previa tramitación de intimidades, sin violencias tampoco, tumbó a la adolescente sobre el petate y, ya encima de ella, le hurgó entre las ropas con tosca y vacilante mano. La muchacha parecía sumisa y como alobada: se dejó tocar y lamer la boca y el pecho con un resignada y tal vez habitual laxitud, pero cuando el normando, ya cegado de sofocos, quiso separarle las piernas, la muchacha se revolvió poseída de un supitaña ferocidad, y si bien ya había acabado él renunciando a su presa en las estribaciones de un prematura eyaculación, aún siguió ella forcejeando inútilmente y mugiendo como un animal malherido...

...

Continuar     Continuar fragmentos Ágata ojo de gato

Comparta, si lo considera de interés, gracias: 

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.