RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de Confesiones de un gánster económico.
John Perkins
Fragmentos de Confesiones de un gánster económico. John Perkins

Final de Fortunata y Jacinta.
Benito Pérez Galdós
Final de Fortunata y Jacinta. Benito Pérez Galdós

Pájaros a punto de volar. RELATO
de Patricia Highsmith
Pájaros a punto de volar. RELATO. de Patricia Highsmith

Una habitación propia. Fragmentos
de Virginia Woolf
Una habitación propia. Fragmentos.  de Virginia Woolf

 

 

NUEVAS PORTADAS
Miedo y asco en Las Vegas. Comienzo
de Hunter S. Thompson
Comienzo de Miedo y asco en Las Vegas. Hunter S. Thompson

Asesinato en la Catedral Final
de T.S. Eliot
Final de Asesinato en la Catedral de T.S. Eliot.

Los detectives salvajes Final
de Roberto Bolaño
Final de Los detectives salvajes de Roberto Bolaño.

Trainspotting Fragmentos
de Irvine Welsh
Trainspotting de Irvine Welsh. Fragmentos.

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LA NADA COTIDIANA de Zoé Valdés   FRAGMENTOS  (I):

 

NUESTRA PORTADA

CabezaManiqui800

Maniquí. Madrid Rio. Madrid.   (Img.: LCJ)

Tres ventanas abiertas confirman que el mar existe. Y si él existe yo estoy sentada al borde de la cama, como cada mañana, bebiendo sorbito a sorbito un café retinto y amargo que hace unos minutos era polvo y ahora es líquido. ¿Cuánto hace que comencé esta ceremonia matinal? Beber café contemplando el mar, como si las olas fueran fragmentos de vida. El agua es una atracción lenta, una serenidad máxima, un espanto curioso que sosiega. Hace infinitos amaneceres que hago lo mismo, atravesar la espuma con la carne hierática mientras el alma me susurra que ella existe, como el mar. Como el mal del desequilibrio. Dentro de mí, igual que en cada sitio de la tierra, se hizo añicos el equilibrio. Nada me aterra y todo declara que el terror abunda. Debe de haber un secreto excepcional que los dioses escondieron bajo quién sabe qué banal forma exterior, obligándonos a creer en ellos y a pensar que somos instrumentos de exquisita utilidad para controlar la eterna búsqueda de una coherencia o perfecta armonía entre lo infinito y lo efímero. Para los dioses ser hombre es un don que regalaron demasiado aprisa. Y el gran misterio, ¿a quién entonces será confiado?...

...    

Continuar fragmentos    (Continuar con fragmentos de La nada cotidiana)

 

Comparta, si lo considera de interés, gracias:

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.