RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Las tres misas rezadas. Cuento
de Alphonse Daudet
Las tres misas rezadas de Alphonse Daudet. Cuento

El elixir del reverando padre Gaucher, Cuento
de Alphonse Daudet
El elixir del reverando padre Gaucher de Alphonse Daudet. Cuento

Cartas desde mi molino, Fragmentos
de Alphonse Daudet
Cartas desde mi molino de Alphonse Daudet.  Fragmentos

Ante todo no hagas daño. Comienzo
de Henry Marsh
Ante todo no hagas daño. Henry Marsh. Comienzo

NUEVAS PORTADAS
Crematorio. Fragmentos
de Rafael Chirbes
Crematorio de Rafael Chirbes. Fragmentos.

Bartleby, el escribiente. Fragmentos
de Hermann Melville
Bartleby, el escribiente. Hermann Melville. Fragmentos

Jakob von Gunten. Comienzo
de Robert Walser
Jakob von Gunten. Robert Walser. Comienzo.

El pato salvaje. Final
de Henrik Ibsen
El pato salvaje.  Henrik Ibsen. Final.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. JUSTINE de Lawrence Durrell Fragmentos I:

Nuestra portada:
BarcazasAzules800
VOZ DE LA IMAGEN: Esta imagen no es de Alejandría aunque bien pudiera burlarle asegurando que lo es. Creo que esta forma de amarre de barcazas azules para la pesca de bajura no diferiría demasiado de la que pudo observar Durrell hace setenta años. De todas las formas pienso que una imagen tomada hoy no reproduciría mejor que ésta, nuestra portada, a aquella Alejandría del Cuarteto convulsionada por la inminencia de la guerra, de agresivos  contrastes y sublimada por la sensualidad, la pasión, la belleza frágil y el desvalimiento de los seres que la habitaban...
Barcazas azules para la pesa de bajura en el Norte de Äfrica  © LCJ
 

Fragmentos de libros

  

   De la Primera parte

95

… «En el meollo mismo de la pasión –escribe- (pasión que para ella era el más vulgar de los dones), había un impedimento, una profunda traba de los sentimientos que empecé a advertir solo muchos meses después. Se alzaba entre nosotros como una sombra, y yo reconocía o creía reconocer en él al verdadero enemigo de la felicidad que anhelábamos compartir y de la que nos sentíamos en cierta manera excluidos. ¿Qué podría ser?

 »Ella me lo dijo una noche que estábamos tendidos en aquella enorme y horrible cama de una pieza de hotel; una pieza desnuda y rectangular, de forma y aire vagamente franco-levantino, con cierto raso de estuco donde había querubines medio podridos y ramos de hoja de viña. Me lo dijo, y me dejó sumido en celos rabiosos que luché por ocultar, celos por completo diferentes de los que había podido sentir antes. Su objeto era un hombre que si vivía aún, ya no existía. Quizá se tratara de eso que los freudianos llaman un recuerdo-pantalla de incidentes acaecidos en su adolescencia...

...

 Continuar fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "Justine" )

 Comparta, si lo considera de interés, gracias:   

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.