RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de Niebla.
Miguel de Unamuno
Fragmentos de Niebla. Miguel de Unamuno

Comienzo de Lazarillo de Tormes.
Anónimo
Acceso directo al comienzo de Lazarillo de Tormes

Todo lo que hay. Comienzo
de James Salter
Todo lo que hay de James Salter. Comienzo.

Fragmentos de Confesiones de un gánster económico.
John Perkins
Fragmentos de Confesiones de un gánster económico. John Perkins

 

 

NUEVAS PORTADAS
El guardián entre en centeno Fragmentos
de J.D. Salinger
Fragmentos de El guardián entre en centeno de J.D. Salinger

Esperando a Godot. Comienzo
de Samuel Beckett
Esperando a Godot de Samuel Beckett. Comienzo

El tercer hombre Final
de Graham Green
Final de El tercer hombre de Graham Green

Balthazar Final
de Lawrence Durrell
Final de Balthazar de Lawrence Durrell.

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO de J.D. Salinger   Fragmentos I:

Nuestra portada:
  LuisaColina700
VOZ DE LA FOTO.- Bien sabido es que el título de esta novela proviene de una reflexión de Holden Caulfield, su protagonista: "Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él..." La mayoría de estas novelas transgresoras en las que un joven, generalmente inteligente, sensible y rebelde, se revela contra las formas sociales, la hipocresía, el engranaje represivo en el que le ha tocado vivir, el protagonista es casi siempre un varón (con alguna notable excepción, por ejemplo la Claudine de Colete). Uno cree que una obra similar pero protagonizada por una mujer podría tener mucho más interés. Imaginen que la novela se titulara "La guardiana entre el centeno". Sin duda que hubiese supuesto una mayor transgresión, dificultad, rebeldía, valentía y esfuerzo el que se vería en la necesidad de afrontar su protagonista, y mucha mayor, qué duda cabe, la controversia suscitada en los EEUU de los años cincuenta. Es evidente dado el trato social al que centuria tras centuria el sexo femenino ha tenido que arrostrar y sufrir. Y si alguien ha vigilado para que unos niños que jugaran en un campo de centeno no cayeran a un precipicio, ese alguién ha sido, desde luego, una mujer.
MLdeM, en actitud de guardiana del precipicio.  © LCJ  2018 

 

  Fragmentos de libros

Del Capítulo 2

- Te he suspendido en historia sencillamente porque no sabes una palabra.

- Lo sé, señor. ¡Jo! ¡Que si lo sé! No ha sido culpa suya.

- Ni una sola palabra -repitió.

Eso sí que me pone negro. Que alguien te diga una cosa dos veces cuando tú ya la has admitido a la primera. Pues aún lo dijo otra vez:

- Ni una sola palabra. Dudo que hayas abierto el libro en todo el semestre. ¿Lo has abierto? Dime la verdad, muchacho.

- Verá, le eché una ojeada un par de veces -le dije. No quería herirle. Le volvía loco la historia.

- Conque lo ojeaste, ¿eh? - dijo, y con un tono de lo más sarcástico-. Tu examen está ahí, sobre la cómoda. Encima de ese montón. Tráemelo, por favor.

Aquello sí que era una puñalada trapera, pero me levanté a cogerlo y se lo llevé. No tenía otro remedio. Luego volví a sentarme en aquella cama de cemento. ¡Jo! ¡No saben lo arrepentido que estaba de haber ido a despedirme de él! Manoseaba el examen con verdadero asco, como si fuera una plasta de vaca o algo así...

...

Continuar    con los fragmentos de "El guardián entre el centeno"

Comparta, si lo considera de interés, gracias:   

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.