RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes
El Buscón, comienzo
de Francisco de Quevedo
El Buscón de Francisco de Quevedo.  Comienzo

Pies de barro. Fragmentos
de Terry Pratchett
Pies de barro. Fragmentos.  de Terry Pratchett

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

NUEVAS PORTADAS
La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

La sinagoga de los iconoclastas Fragmentos
de J.Rodolfo Wilcook
La sinagoga de los iconoclastas de J.Rodolfo Wilcook Clarín. Fragmentos.

La conciencia de Zeno Fragmentos
de Italo Svevo
La conciencia de Zeno de Italo Svevo. Cuento.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LA CONCIENCIA DE ZENO de Italo Svevo  Fragmentos I:  

Nuestra portada:
 FarolLaboure700
 
VOZ DE LA FOTO. ¡Ay, la conciencia! La famosa lucecita en el corazón que resplandecía como una supernova tras aquellas comuniones de los ocho o los nueve años. Hoy ya no, hoy ya brilla atemperada y tenue como la luz de una farola en el atardecer. Y siempre en el peligro de la extinción ya que solo la mantienen nuestras pequeñas buenas obras cotidianas o el deber cumplido o el mal evitado, a trompicones; semejante al faro de aquellas viejas bicicletas alimentado por una dinamo que solo podría transmitir la energía a fuerza de un pedaleo constante. Claro, esto en chico. En grande se han dicho de la conciencia muchas frases rutilantes y sesudas como, por ejemplo, ésta de Chateaubriand, cazada en un almanaque, en la que preguntaba: ¡Oh, conciencia! ¿Sería posible que solo fueses un fantasma de la imaginación o el miedo de los castigos de los hombres? Bueno, quizás tenga la conciencia algo de divina, pero no sé porqué me da a mí que es una luz que brilla necesitando siempre estar sustentada por un pie (como el de la farola de nuestra portada) que se levanta desde una tierra o desde un tiempo y que en otra tierra o en otro tiempo su luz sería muy otra.
  Farola recién encendida contra un atardecer de marzo.  Madrid, 2017   © LCJ    
 
 
Fragmentos de libros.
 

De:   EL TABACO

-¡Muy bien! ¡Unos días de abstenerse de fumar y estarás curado!

Bastaba esa frase para hacerme desear que se fuera pronto, pero pronto, para poder lanzarme sobre un cigarrillo. Incluso fingía dormir para inducirlo a alejarse antes.

Aquella enfermedad me ocasionó el segundo de mis tormentos: el esfuerzo por librarme del primero. Mis días acabaron llenos de cigarrillos y de propósitos de no volver a fumar y –me apresuro a reconocerlo todo- de vez en cuando siguen siendo los mismos. La ronda de los últimos cigarrillos, formada a los veinte años, sigue en movimiento. El propósito es menos enérgico y mi debilidad encuentra mayor indulgencia en mi viejo ánimo. En la vejez se sonríe uno al pensar en la vida y en todo lo que encierra. Es más: puedo decir que, desde hace un tiempo, fumo muchos cigarrillos… que no son los últimos...

...

      Continuar  fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "La conciencia de Zeno" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.