RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Pájaros a punto de volar. RELATO
de Patricia Highsmith
Pájaros a punto de volar. RELATO. de Patricia Highsmith

Una habitación propia. Fragmentos
de Virginia Woolf
Una habitación propia. Fragmentos.  de Virginia Woolf

Final de Trainspotting.
Irvine Welsh
Final de Trainspotting.  Irvine Welsh

Fragmentos de El Alien.
Ken Bruen

Fragmentos de El Alien. Ken Bruen

 

 

NUEVAS PORTADAS
Trainspotting Fragmentos
de Irvine Welsh
Trainspotting de Irvine Welsh. Fragmentos.

La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

DedoIndice

 

Fragmentos de libros UNA PUERTA QUE NUNCA ENCONTRÉ de Thomas Wolfe Fragmentos I

Nuestra portada:
LaPuertaFuente 800
 
VOZ DE LA FOTO. No es nada, tan solo un accidente olvidado de la ciudad. Parece uno de esos espacios tristes, sórdidos, en el que el deterioro galopa aún antes de terminar de construirse; como esas edificaciones, hijas de la codicia, que la crisis dejo varadas en sus esqueletos de hormigón. Podría ser un patio de escuela, un lugar de paso para salvar el declive o un parque infantil, pero no lo es. Ni canastas, ni columpios, ni niños, ni transeúntes. Papeles, alguna botella vacía, guano, hojas secas, vieja mugre en los rincones. Pero allí está en cuanto anochece, limpia de artificiosidad en la fotografía, esa especie de hornacina a la que una luz más que improbable, convierte en la misteriosa puerta que conduce a no se sabe qué dimensión o mundo, muy lejos del espacio en el que se levanta; aunque sea una puerta que no puedes encontrar.
Extraño y olvidado espacio periférico.  Sur de Madrid  © LCJ  2018
    

Fragmentos de libros

I

Octubre de 1931

... Uno de ellos, algo temeroso, dijo retrocediendo: «¡Vaya, me siento mal! ¡Id vosotros! ¿Necesito una taza de café!». Y los otros dos gruñendo como dos bestias: «¡Venga, venga! ¡Vamos maldito bastado amarillo! ¡Si no vienes con nosotros te materé!». Y juntos fueron los tres, pies veloces correteando ágilmente en la oscuridad.

Los aullidos ebrios y enloquecidos de la mujer llegaron tenues hasta mí desde la esquina, luego cesaron.

A estas alturas tu anfitrión está encantado con la crónica salvaje. De repente, se da una palmada encima de las cejas y grita: «¡Grandioso, grandioso! ¡Qué tipo más afortunado es usted, amigo! ¡Si yo estuviera en su lugar, me sentiría el hombre más feliz de la tierra!».

Miras a tu alrededor y no dices nada.

...

      Continuar fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "Una puerta que nunca encontré" ) 

 

 Comparta, si lo considera de interés, gracias:  

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.