RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Todo se desmorona Final
de Chinua Achebe
Todo se desmorona.  Final

De qué hablo cuando hablo de escribir Fragmentos
de Haraki Murakami
De qué hablo cuando hablo de escribir. Fragmentos

Ajedrez para cebras
de Jonathan Rowson
Ajedrez para cebras. Comienzo

NUEVAS PORTADAS
Una puerta que nunca encontré
de Thomas Wolfe
Finales de libros. Una puerta que nunca encontré de Thomas Wolfe

Mis geniales predecesores Prefacio
de Gary Kasparov
Mis geniales predecesores  Prefacio  de Gary Kasparov

Tombuctú.
de Paul Auster
Tombuctú de Paul Auster. Fragmentos

Empalao
Artículo Destacado: La Semana Santa

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. EL HUECO QUE DEJA EL DIABLO de Alexander Kluge  Fragmentos I : 

Nuestra portada:
AngelCaido800
Monumento al Ángel Caído. Madrid. La única estatua del mundo dedicada al Innombrable.   © LCJ
 

De I. Poco se sabe de las buenas obras del diablo.

 

OCHO BALAS, TESTIGOS DE UN FUSILAMIENTO INJUSTO.

 

El sargento-conductor Rowland Cole se apropió de ocho balas procedentes del fusilamiento de unos espías llevado a cabo en aplicación de la ley marcial. Las había extripado una a una con su navaja.

- Diga, sargento, ¿para qué quería las balas?

- Como recuerdo. Las colecciono.

- ¿Para venderlas después en su tierra, allá en Filadelfia?

- Quizá. Pero también las podía haber conservado.

- ¿Cómo sabía que se trataba de espías?

- Los habían fusilado. Recabé información.

OchoBalas- ¿Qué tienen de interesante esas ocho balas?

- No son balas, sino proyectiles. Balas es una manera de decir.

- Qué le interesaba de unos proyectiles usados?

- Que procedían de los realmente fusilados.

- ¿Le interesaban los fusilados?

- No, solo la cuestión de que pudieran haberlos fusilado injustamente.

- Pero eso no tiene nada que ver con los proyectiles que usted extirpó de los cadáveres.

- Yo creo que sí.

- ¿Por qué?

- Si los espías era inocentes, esas balas fueron el instrumento de un asesinato. Algo así hay que conservarlo.

- ¿Y no se le ocurrió pensar que su acto constituía un robo, saqueo de muertos en el campo de batallas?.

- Pensé en los muertos, sí. Y en que tal vez podía quedarme con algo de ellos. Se habría tratado de saqueo si me hubiera llevado los zapatos, algo de los bolsillos. Las balas no eran suyas.

- ¿Pertenecían al pelotón de fusilamiento?

- El pelotón las había desechado.

- Es decir, que el lugar que les correspondía era el cuerpo de los muertos.

- Pero no eran de los muertos. Ellos no habrían querido esas balas.

...

Continuar FRAGMENTOS    (Continuar con los fragmentos de "El hueco que deja el diablo" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:   

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.