RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

El viejo León.Tolstoi, un retrato literario. Fragmentos
de Mauricio Wiesenthal
El viejo León.Tolstoi, un retrato literario. Fragmentos

Mientras escribo. Fragmentos
de Stephen King
Mientras escribo. Fragmentos

El mapa y el territorio. Fragmentos
de Michel Houellebecq
El mapa y el territorio. Fragmentos

Helena o el mar del verano. Comienzo
de Julián Ayesta
Helena o el mar del verano. Comienzo

NUEVAS PORTADAS
Buenos días tristeza. Final
de Françoise Sagan
Buenos días tristeza de Françoise Sagan. Final.

Viaje al fin de la noche. Fragmentos
de Ferdinand Céline
Viaje al fin de la noche de Ferdinand Céline. Fragmentos.

Las ratas. Fragmentos
de Miguel Delibes
Las ratas de Miguel Delibes. Fragmentos.

El coronel no tiene quien le escriba. Final
de G.García Márquez
El coronel no tiene quien le escriba de García Márquez. Final

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. EL GATO Y EL RATÓN de Günter Grass  Fragmentos I:

Nuestra portada:
Esq GatoYRaton800
Expresión artística callejera con un gato y un ratón. Una esquina (parece que muy miccionada) en Guardamar del Segura (Alicante)  © LCJ

Fragmentos de libros:

 

… En la pista de ceniza, los corredores de cien metros practicaban la salida o estaban nerviosos. El gato zigzaguaba. Lento y sonoro cruzaba el cielo un trimotor, pero sin lograr ahogar con su ruido el aullido de mi diente. Entre los tallos de hierba, el gato negro del encargado de campo mostraba un babero blanco. Mahlke dormía… El gato se entrenaba a su manera. Mahlke dormía o eso parecía. A su lado, a mí me dolía el diente. Entrenándose, entre arranques y paradas bruscas, el gato se nos fue acercando. La nuez de Mahlke hubo de llamarle la atención, porque era grande, se movía sin cesar y proyectaba una sombra. Entre Mahlke y yo, el gato negro del encargado del campo se arqueó para el brinco. Formábamos un triángulo. Mi diente optó por abstenerse, porque la nuez de Mahlke se convirtió para el gato en raón. ¡Era tan joven el gato, y tan móvil el cartílago de Mahlke! En todo caso, el gato saltó a la garganta de Mahlke; o tal vez fue uno de nosotros quien agarró el gato y se lo puso a Mahlke en el pescuezo…

...

 

   Continuar  FRAGMENTOS    (Continuar con los fragmentos de "El gato y el ratón" )


Comparta, si lo considera de interés, gracias: 

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.