RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Cuatro Relatos de Relatos de lo inesperado.
Roald Dalh
Cuatro Relatos de Relatos de lo inesperado. Roald Dalh

Final de La llamada de lo salvaje.
Jack London
Acceso directo al Final de La llamada de lo salvaje. Jack London

Fragmentos de El ladrón y los perros.
Naguib Mahfuz
El ladrón y los perros de Naguib Mahfuz. Fragmentos.

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

 

 

NUEVAS PORTADAS
Fragmentos de Confesiones de un ganster económico
John Perkins
Fragmentos de Confesiones de un ganster económico de John Perkins

Comienzo de Crónica de una muerte anunciada
G.García Márquez
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada de G.García Márquez

Final de Ensayo sobre la ceguera Final
José Saramago
Final de Ensayo sobre la ceguera de José Saramago

El hombre sin atributos Fragmentos
de Robert Musil
Fragmentos de El hombre sin atributos de Robert Musil

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. ROJO Y NEGRO de Stendhal   FINAL I:

Nuestra portada:

FachadaCatCuenca800
Fachada de la Catedral de Cuenca   © LCJ

 Finales de libros.

Capítulo LXXI.   LA VISTA

En el país dejó recuerdo imperecedero aquel proceso célebre.
El interés que despertó el acusado llegó a producir agitación,
y es que su crimen fue asombroso y a la par atroz.
¡Era tan guapo aquel joven! Su encumbramiento, truncado
tan pronto, aumentaba la conmiseración general. ¿Le condenarán?
- preguntaban las mujeres a sus conocidos-.
Y esperaban anhelantes la respuesta. 

           
                                                                  SAINTE-BEUVE. 

LLEGÓ el día tan temido por la señora de Rênal y por Matilde. El aspecto extraño que ofrecía la ciudad acrecentaba su terror e impresionaba vivamente a Fouqué, no obstante el temple de su alma. La provincia en peso había acudido a Be­sançon para asistir a la vista de aquella causa romántica. 

Fondas y posadas estaban llenas de forasteros. El presi­dente de la Sala no podía satisfacer la enorme demanda de invitaciones, pues todas las damas de la ciudad querían asistir a la vista. Por las calles se vendía a grito herido el retrato de Julián

Guardaba Matilde, para utilizarla en aquel momento su­premo, una carta autógrafa del señor obispo de... Aquel pre­lado, que dirigía la Iglesia de Francia, se dignaba solicitar la absolución de Julián.

La víspera de la vista, Matilde había llevado la carta en cuestión al omnipotente vicario general.

Al final de la entrevista, cuando Matilde se dispuso a reti­rarse, hecha un mar de lágrimas, el señor Frilair, abandonando su reserva diplomática y casi conmovido, dijo: 

        ...

 

   Continuar FINAL    (Continuar con el final de "Rojo y negro" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:  

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.