RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Helena o el mar del verano. Fragmentos
de Julián Ayesta
Helena o el mar del verano. Fragmentos

Helena o el mar del verano. Comienzo
de Julián Ayesta
Helena o el mar del verano. Comienzo

El invierno en Lisboa
de Antonio Muñoz Molina
El invierno en Lisboa. Comienzo

Romancero gitano. Fragmentos
de Federico García Lorca
Romancero gitano. Fragmentos

NUEVAS PORTADAS
El coronel no tiene quien le escriba. Final
de G.García Márquez
El coronel no tiene quien le escriba de García Márquez. Final

El hombre del toque mágico. Fragmentos
de Stephen Vizinczey
El hombre del toque mágico de Stephen Vizinczey. Fragmentos

La guerra del fútbol. Fragmentos
de Ryszard Kapuscinski
La guerra del fútbol. Fragmentos  de Ryszard Kapuscinski

Factotum. Comienzo
de Charkes Bukowsky
Factotum. Comienzo. de Charkes Bukowsky

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. ROJO Y NEGRO de Stendhal   FRAGMENTOS  (I):

Nuestra portada:

RojoyNegro800Fractales del invierno en negro sobre rojo. Parque Sur, Madrid     © LCJ

Del libro primero.

Del Cap VIII   

… Ten mucho cuidado, hijo mío, con lo que pasa en tu co­razón- le dijo el cura, frunciendo el entrecejo-. Te felicito con toda mi alma por tu vocación, si es ésta la causa única que te mueve a desdeñar la mano de una joven agraciada y dueña de una fortuna más que suficiente. Al cabo de cincuenta y seis años cumplidos de ser cura de esta parroquia, voy a ser des­tituido, según todas las apariencias. La desgracia me aflige, ¿a qué negarlo?, y, sin embargo, tengo, aparte del curato, ocho­cientas libras de renta. Si cito este detalle, es para que no te hagas ilusiones con respecto al porvenir de la carrera sacer­dotal. Si tu intención es postrarte a los pies de los poderosos del mundo, buscando en su protección tu encubrimiento, aseguras de una vez y para siempre tu eterna condenación. Podrás hacer fortuna, no lo niego, pero por medios viles y miserables, lisonjeando al subprefecto, adulando al alcalde, sirviendo las pasiones de los ricos. Esta conducta, que el mundo llama saber vivir, puede no ser absolutamente incom­patible con la salvación de un seglar, pero lo es con la de un sacerdote, que no tiene más remedio que elegir entre hacer fortuna en este mundo o en el otro. Reflexiona, amigo mío, y dentro de tres días me darás tu contestación definitiva. Con pesar descubro en el fondo de tu carácter adusto un ardor sombrío que no me parece presagio de moderación ni de ab­negación perfecta, virtudes entrambas indispensables al cléri­go. En tu talento tengo confianza; pero me permitirás que te diga- añadió, con lágrimas en los ojos-que tiemblo por tu salvación, si te decides a ser sacerdote…

...    

   Continuar fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "Rojo y Negro" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.