UN BUEN LIBRO PARA LEER: ESPERANDO A GODOT (1952)

EsperandoaGodot      

    Samuel Beckett   (Irlanda)

    Editorial:   BARRAL Editores.     
   

    Traducción de: Ana María Moix.    

                          

 

   Comienzos de libros:

        

ACTO PRIMERO

 

Camino en el campo, con árbol

Anochecer.

Estragon, sentado en el suelo, intenta descalzarse. Se esfuerza haciéndolo con ambas manos, fatigosamente. Se detiene, agotado, descansa, jadea, vuelve a empezar. Repite los mismo gestos

Entra Vladimir.

ESTRAGON (renunciando de nuevo): No hay nada que hacer.

VLADIMIR (se acerca a pasitos rígidos, las piernas separadas)  - Empiezo a creerlo. (Se queda inmóvil) Durante mucho tiempo me he resistido a pensarlo, diciéndome, Vladimir, sé razonable, aún no lo has intentado todo. Y volvía a la lucha. (Se concentra, pensando en la lucha. A Estragon)  Vaya, ya estás ahí otra vez. 

ESTRAGON    - ¿Tú crees?

VLADIMIR    - Me alegra volver a verte. Creí que te habías ido para siempre.  

ESTRAGON    - Yo también. 

VLADIMIR    - ¿Qué podemos hacer para celebrar este encuentro? (Reflexiona) Levántate, deja que te abrace. (Tiende la mano a Estragon)

 ESTRAGON   - (irritado) Enseguida, enseguida.

 Silencio

VLADIMIR     (ofendido, con frialdad) - ¿Se puede saber dónde ha pasado la noche señor?

ESTRAGON   -  En un foso

VLADIMIR    - (estupefacto) ¡Un foso! ¿Dónde?

ESTRAGON   - (sin gesticular) Por ahí.

VLADIMIR    - ¿Y no te han pegado?

ESTRAGON   - Sí... No demasiado.

VLADIMIR    - ¿Los de siempre?

ESTRAGON   - ¿Los de siempre? No sé.

 Silencio

 VLADIMIR    - Cuando lo pienso... desde entonces... me pregunto... qué hubiera sido de ti... sin mí (Decidido) Sin duda, a estas horas, serías un montoncito de huesos.

ESTRAGON   - (profundamente enojado) ¿Algo más?

VLADIMIR    - (agobiado) Es demasiado para un hombre solo. (Pausa. Con vivacidad) Por otra parte, es lo que me digo, para qué desanimarse ahora. Hubiera sido necesario pensarlo hace una eternidad, hacia 1900.

ESTRAGON   - Basta. Ayúdame a quitarme esa porquería.

VLADIMIR    - Hubiéramos sido de los primeros en arrojarnos juntos, cogidos de la mano, desde la Torre Eiffel. Entonces valíamos algo. Ahora es demasiado tarde. Ni siquiera nos permitirían subir. (Estragon se encarniza con su calzado) ¿Qué haces?

ESTRAGON   - Descalzarme. ¿No lo has hecho nunca?

VLADIMIR    - Desde hace tiempo vengo diciéndote que hay que descalzarse todos los días. Más te valdría hacerme caso.

ESTRAGON   (débilmente) - ¡Ayúdame!

VLADIMIR    - ¿Te sientes mal?

ESTRAGON   - ¡Mal! ¡Me pregunta si me siento mal!

VLADIMIR    - (encorajinado) ¡Siempre eres el único que sufre! Yo no importo nada. Quisiera verte en mi lugar. Ya me lo harías saber.

ESTRAGON   - ¿Has estado mal?

VLADIMIR    - ¡Mal! ¡Me pregunta si he estado mal!                                                   

ESTRAGON   (señalando con el índice) Esa no es razón para no abrocharte.

VLADIMIR    (Se inclina) Es cierto. (Se abrocha) No hay que descuidarse en las pequeñas cosas.

ESTRAGON   - Qué quieres que te diga, siempre esperas al último momento.

VLADIMIR    (soñadoramente) El último momento... (Medita) Tarda en llegar, pero vale la pena. ¿Quién lo decía?

ESTRAGON   - ¿No quieres ayudarme?

VLADIMIR    - A veces me digo que, a pesar de todo, llega. Entonces me siento muy raro. (Se quita el sombrero, mira dentro, pasa la mano por el interior, lo sacude y se lo encasqueta de nuevo) ¿Cómo decirlo? Aliviado y al mismo tiempo... (Busca)... aterrado. (Con énfasis) A-TE-RRA-DO. (Se vuelve a quitar el sombrero y mira el interior) ¡Vaya! (Golpea la copa como para hacer que algo caiga del interior, mira hacia dentro otra vez y se lo encasqueta de nuevo) En fin... (Estragon, como recompensa a su gran esfuerzo, logra descalzarse. Mira el interior de su zapato, pasa la mano por el interior, le da la vuelta, lo sacude, busca en el suelo por si ha caído algo, no encuentra nada, y vuelve a pasar la mano por el zapato, la mirada vaga) ¿Y?

ESTRAGON   - Nada.

VLADIMIR    - A ver.

ESTRAGON   - No hay nada que ver.

VLADIMIR    - Intenta ponértelo otra vez.

ESTRAGON   (después de examinarse el pie) Voy a dejar que se airee un poco.

VLADIMIR    - He aquí al hombre íntegro arremetiendo contra su calzado cuando el culpable es el pie. (Se quita el sombrero una vez más, mira hacia dentro, pasa la mano por el interior, lo sacude, golpea la copa, sopla hacia adentro y se lo encasqueta de nuevo) Esto empieza a resultar inquietante. (Pausa. Estragon agita el pie, moviendo los dedos para que el aire circule mejor entre ellos) Uno de los dos ladrones se salvó. (Pausa) Es un porcentaje decente. (Pausa) Gogo...

ESTRAGON   - ¿Qué?

VLADIMIR    - ¿Y si nos arrepintiésemos?

ESTRAGON   - ¿De qué?

VLADIMIR    - Pues... (Piensa) No sería necesario entrar en detalles.

ESTRAGON   - ¿De haber nacido?

Vladimir empieza a reír a carcajadas pero se reprime y se lleva la mano al pubis, el rostro crispado.

VLADIMIR    - Ni siquiera se atreve uno a reír.

ESTRAGON   - Hablas de una privación.

VLADIMIR    - Sólo sonreír. (Su rostro se resquebraja en una sonrisa amplia que se estabiliza, subsiste un buen rato, después de pronto se extingue) No es lo mismo. En fin... (Pausa) Gogo...

ESTRAGON   (excitado) ¿Qué hay?

VLADIMIR    - ¿Has leído la Biblia?

ESTRAGON   - La Biblia... (Reflexiona) Le habré echado un vistazo.

VLADIMIR    (atónito)  - ¿En la escuela Sin Dios?

ESTRAGON   - No sé si sin o con.

VLADIMIR    - Debes confundirte con la Roquette.

ESTRAGON   - Quizá. Recuerdo los mapas de Tierra Santa. En color. Muy bonitos. El mar Muerto era azul pálido. Sentía sed con sólo mirarlo. Me decía, iremos allí a pasar nuestra luna de miel. Nadaremos. Seremos felices.

VLADIMIR    - Debieras haber sido poeta.

ESTRAGON   - Lo he sido. (Señala sus harapos) ¿No se nota?

Silencio

EsperandoGodotTheatre

The Stage Waiting For Godot (Talawa Theatre Company)

 

VLADIMIR    - ¿Qué decía? ¿Cómo sigue tu pie

ESTRAGON   - Se hincha.

VLADIMIR    - Ah, sí, ya sé, la historia de los ladrones. ¿La recuerdas?

ESTRAGON   - No.

VLADIMIR    - ¿Quieres que te la cuente otra vez?

ESTRAGON   - No.

VLADIMIR    - Así matamos el tiempo. (Pausa) Eran dos ladrones, crucificados al mismo tiempo que el Salvador. Se...

ESTRAGON   - ¿El qué?

VLADIMIR    - El Salvador. Dos ladrones. Se dice que uno fue salvado y el otro... (Busca lo contrario a salvado)... condenado.

ESTRAGON   - ¿Salvado de qué?

VLADIMIR    - Del infierno.

ESTRAGON   - Me voy. (No se mueve)

VLADIMIR    - Y, sin embargo... (Pausa) ¿Cómo es que... ? Supongo que no te aburro.

ESTRAGON   - No escucho.

VLADIMIR    - ¿Cómo se comprende que de los cuatro evangelistas sólo uno presente los hechos de ese modo? Los cuatro estaban allí presentes... bueno, no muy lejos. Y sólo uno habla de un ladrón salvado. (Pausa) Veamos, Gogo, tienes que devolverme la pelota de vez en cuando.

ESTRAGON   - Escucho.

VLADIMIR    - Uno de cuatro. De los tres restantes, dos ni lo mencionan, y el tercero dice que los otros dos lo insultaron.

ESTRAGON   - ¿Quién?

VLADIMIR    - ¿Cómo?

ESTRAGON   - No entiendo nada... (Pausa) ¿Insultado? ¿Quién?

VLADIMIR    - El salvador.

ESTRAGON   - ¿Por qué?

VLADIMIR    - Porque no quiso salvarles.

ESTRAGON   - ¿Del infierno?

VLADIMIR    - ¡No! De la muerte.

ESTRAGON   - ¿Y entonces, qué?

VLADIMIR    - Entonces hubo que condenar a los dos.

ESTRAGON   - ¿Y después?

VLADIMIR    - Pero el otro dice que uno se salvó.

ESTRAGON   - ¿Y pues? No están de acuerdo, eso es todo.

VLADIMIR    - Se hallaban allí los cuatro. Y sólo uno habla de un ladrón salvado. ¿Por qué darle más crédito que a los otros?

ESTRAGON   - ¿Quién le cree?

VLADIMIR    - Pues todo el mundo. Sólo se conoce esta versión.

ESTRAGON   - La gente es estúpida.

Se levanta penosamente, avanza cojeando hacia el lateral izquierdo, se detiene, mira a lo lejos, la mano en pantalla delante de sus ojos, se vuelve, se dirige hacia el lateral derecho, mira a los lejos. Vladimir le sigue con la mirada, después recoge el zapato, mira el interior, lo suelta rápidamente.

VLADIMIR: ¡Bah! (Escupe al suelo)

Estragon regresa al centro del escenario, mira hacia el fondo

ESTRAGON   -  Delicioso lugar. (Se vuelve, avanza hasta la rampa, mira hacia el público) Semblantes alegres. (Se vuelve hacia Vladimir) Vayámonos.

 

VLADIMIR    -  No podemos.

ESTRAGON   - ¿Por qué?

VLADIMIR    -  Esperamos a Godot.

 

 

  
VOLVER A Comienzos de Libros por:   Volver por Títulos          Volver a comienzos de libros por autores