SerCultosParaSerLibres
Los Comienzos. Calle Bailén, Madrid. Taberna El anciano Rey de los Vinos (100 años en 2009) y la desaparecida librería "Ser cultos para ser libres-"
Lo último en: Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

AVISO: Se suspende temporalmente la incorporación de nuevos documentos por Mantenimiento: Adaptación de fragmentos de libros al formato de móvil

El Buscón, Comienzo
de Francisco de Quevedo
El Buscón de Francisco de Quevedo.  Comienzo

Pies de barro. Fragmentos
de Terry Pratchett
Pies de barro. Fragmentos.  de Terry Pratchett

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

NUEVAS PORTADAS
La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

La sinagoga de los iconoclastas Fragmentos
de J.Rodolfo Wilcook
La sinagoga de los iconoclastas de J.Rodolfo Wilcook Clarín. Fragmentos.

La conciencia de Zeno Fragmentos
de Italo Svevo
La conciencia de Zeno de Italo Svevo. Cuento.

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. ALFANHUI de Rafael Sánchez Ferlosio Comienzo I:

 Nuestra portada: ParedAzulMojadaJirones
Bien pudieran parecer los flujos del rubor de los lagartos prendidos en la pared por el gallo de veleta. O sea una lluvia que moja extrañamente.
Carabanchel-Madrid 2016    © LCJ

            Editorial: Destino          IconoFraLib ... algo decimos de este libro

  

I. De un gallo de veleta que cazó unos lagartos y lo que con ellos hizo un niño.

    

        El gallo de la veleta, recortado en una chapa de hierro que se cantea al viento sin moverse y que tiene un ojo solo que se ve por las dos partes, pero es un solo ojo, se bajó una noche de la casa y se fue a las piedras a cazar lagartos. Hacía luna, y a picotazos de hierro los mataba. Los colgó al tresbolillo en la blanca pared de levante que no tiene ventanas, prendidos de muchos clavos. Los más grandes puso arriba y cuanto más chicos, más abajo. Cuando los lagartos estaban frescos todavía, pasaban vergüenza, aunque muertos, porque no se les había aún secado la glandulita que segrega el rubor, que en los lagartos se llama «amarillor», pues tienen una vergüenza amarilla y fría...

      ...
     Amparito LM

Continuar comienzo de Alfanhui

Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.