CucharaSaturada

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Cuatro Relatos de Relatos de lo inesperado.
Roald Dalh
Cuatro Relatos de Relatos de lo inesperado. Roald Dalh

Final de La llamada de lo salvaje.
Jack London
Acceso directo al Final de La llamada de lo salvaje. Jack London

Fragmentos de El ladrón y los perros.
Naguib Mahfuz
El ladrón y los perros de Naguib Mahfuz. Fragmentos.

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

 

 

NUEVAS PORTADAS
Fragmentos de Confesiones de un ganster económico
John Perkins
Fragmentos de Confesiones de un ganster económico de John Perkins

Comienzo de Crónica de una muerte anunciada
G.García Márquez
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada de G.García Márquez

Final de Ensayo sobre la ceguera Final
José Saramago
Final de Ensayo sobre la ceguera de José Saramago

El hombre sin atributos Fragmentos
de Robert Musil
Fragmentos de El hombre sin atributos de Robert Musil

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. BUENOS DÍAS TRISTEZA de Françoise Sagan  Final (I):

Nuestra portada:
CorraladaCorredor800
 
VOZ DE LA FOTO. En ausencia del deseo, del dolor o del miedo, la realidad parece siempre subjetiva. En un instante, puedes estar siendo observada por un voyeur raterillo de imágenes o estar el Cuera arrebujándose con una estola de nubarrones de galena que al romperse en la cresta dejará caer su oscuridad y sus cortinones de lluvia sobre ti. Puede que tu perra haya escapado y, en ese preciso instante, te ladre y se debata prendida en una alambrada con espinos. Y parece también probable que, en ese mismo instante, no sepas ni te interese saber quién eres o dónde estás porque Cécile camina inconsolable hacia ese saludo final a la tristeza. Afortunada Sagan que a los dieciocho años aún no pudo titular su novela como Bonjour, culpabilité...    
En la corralada. San Roque del Acebal (Asturias)    © LCJ  2018
 
  
Finales de libros                (ojo, evidente "spoiler")

  

         Capítulo décimo

 Es curioso cómo se complace la fatalidad en elegir para encarnarla rostros indignos o mediocres. Aquel verano había adoptado el de Elsa. Un rostro hermoso, sí, o más bien atractivo. Tenía  también una risa extraordinaria, comunicativa y plena, como sólo la tiene la gente un poco tonta.

Pronto descubrí los efectos de esa risa en mi padre y hacía que Elsa le sacase el máximo partido cada vez que teníamos que «sorprenderla» con Cyril. «Cuando me oigas llegar con mi padre», le decía, «no digas nada, solo te ríes» Y entonces, al oír esa risa satisfecha, descubría que el rostro de mi padre se llenaba de ira. Me apasionaba ese papel de director de escena. No me fallaba nunca la jugada, porque cuando veíamos a Cyril y Elsa juntos, revelando abiertamente vínculos imaginarios, pero totalmente imaginables, mi padre y yo palidecíamos a un tiempo, a ambos se nos iba la sangre del rostro, arrebatada por ese deseo de posesión que es peor que el dolor. Cyril, Cyril inclinado sobre Elsa, sin calibrar su fuerza. Las palabras son fáciles, envolventes y cuando veía el rostro de Cyril, su nuca morena y suave inclinada sobre el rostro incitante de Elsa, habría dado cualquier cosa por que eso, no sucediera. Olvidaba que yo misma lo había querido...

...

 Continuar final    (Continuar con el final de "Buenos días tristeza" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.