CucharaSaturada

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Cuatro Relatos de Relatos de lo inesperado.
Roald Dalh
Cuatro Relatos de Relatos de lo inesperado. Roald Dalh

Final de La llamada de lo salvaje.
Jack London
Acceso directo al Final de La llamada de lo salvaje. Jack London

Fragmentos de El ladrón y los perros.
Naguib Mahfuz
El ladrón y los perros de Naguib Mahfuz. Fragmentos.

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

 

 

NUEVAS PORTADAS
Fragmentos de Confesiones de un ganster económico
John Perkins
Fragmentos de Confesiones de un ganster económico de John Perkins

Comienzo de Crónica de una muerte anunciada
G.García Márquez
Comienzo de Crónica de una muerte anunciada de G.García Márquez

Final de Ensayo sobre la ceguera Final
José Saramago
Final de Ensayo sobre la ceguera de José Saramago

El hombre sin atributos Fragmentos
de Robert Musil
Fragmentos de El hombre sin atributos de Robert Musil

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. NOCHES BLANCAS de Fiódor Dostoyevski  FINAL I:

Nuestra portada:
 Navijon Nocturno800
 
VOZ DE LA FOTO. Recuerdo de otro soñador de una noche blanca -solo una-. Otro siglo, otra latitud, otro solsticio pero una parecida ilusión intensa y falsa y breve en la noria fría de las esperanzas rotas... A otra N., silueta también extraviada en el punto de fuga de una calle sin olvido.
Noche blanca. En un solsticio de invierno.    © LCJ  
 
Finales de libros.    

 

Cuarta noche 

¡Dios mío, cómo acabó todo! ¡Cómo acabó!

    Llegué a las nueve, ella ya estaba allí. Ya de lejos reparé en ella. Estaba como entonces, como la primera vez, acodada en la baranda de la orilla y no oyó que me había acercado.

   —¡Nástenka! —la llamé conteniendo la emoción a duras penas.

   Se giró rápidamente.

   —¡Vamos —dijo—, vamos, deprisa!

   La miré perplejo.

   —A ver, ¿dónde está la carta? ¿Ha traído la carta? —repitió sujetándose a la barandilla.

    —No, no tengo ninguna carta —dije yo al fin—, ¿acaso no ha venido?

   Palideció terriblemente y se quedó mirándome inmóvil. Yo había quebrado su última esperanza. 

    —Bien, ¡Dios le guarde! —dijo al fin con la voz rota—, Dios le guarde si es que me abandona así.

    ...

   Continuar final    (Continuar con el FINAL de "Noches blancas" )

                        

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.