CucharaSaturada

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

Accesos directos a Bibliotecas, Diccionarios y Archivos

 

       BIBLIOTECAS

BibliotecaDigitalMundialInstitutoCervantes

 

   BibDigPatIbe

      DICCIONARIOS

       DRAE

 WordReference

         ARCHIVOS

    ArGenIn

 

   

 

 ALGUNAS COSAS QUE TUVE QUE HACER PARA EVITAR IRME POR LAS RAMAS.

 JOHN STEINBECK.    LOS PRINCIPIOS

 

STEINBECK

     

       Es normal que desde el momento en que se escribe para publicar (me refiero a la primera vez, claro) uno se envare de la misma manera que cuando le van a sacar una foto. La mejor manera de vencer esto es escribirlo a alguien, como lo hago yo. Escribirlo como una carta dirigida a una persona. Esto suprime el terror difuso de dirigirse a un auditorio amplio y sin rostro y, también, se verá que da un sentimiento de libertad y una falta de auto conciencia. (De una carta a Pascal Covici, Jr., 13 abril de 1956.)

 

    Ahora permíteme que te pase el resultado de mi experien­cia al encontrar me frente a 400 páginas blancas, el impresionante material que hay que llenar. Sé que nadie quiere aprove­char el resultado de la experiencia de otros y quizá por ello se ofrece tan desinteresadamente. Pero las siguientes son algunas de las cosas que tuve que hacer para evitar irme por las ramas.

 

    1. - Abandona la idea de que terminarás algún día. Pierde la cuenta de las 400 páginas y escribe una página diaria, eso ayu­da. Después, cuando hayas terminado, siempre te sorprendes.

 

   2. - Escribe libremente y tan rápido como te sea posible, echando todo al papel. No corrijas o reescribas hasta que hayas escrito todo el libro. Las correcciones hechas durante el proceso de creación son, por lo general, excusas para no seguir adelante. Además, influyen en el flujo y el ritmo, que sólo pue­den ser fruto de una especie de asociación inconsciente con el tema.

 

    3. - Olvida a tu auditorio general. Primero, ese auditorio anónimo y sin rostro te atemorizará terriblemente y, segundo, a diferencia del teatro, este auditorio no existe. Al escribir, tu auditorio es un lector único; he descubierto que a veces resulta útil escoger a una persona: una persona real a la que cono­ces o una persona imaginaria y escribir dirigiéndose a ella.

 

     4. - Si una escena o parte te parece sumamente difícil y aún así piensas que la quieres incluir, déjala y continúa. Cuando termines de escribir la totalidad podrás regresar y quizá en­cuentres que había presentado tantas dificultades porque no se encontraba en su lugar.

     

      5. - Desconfía de una escena que te guste demasiado, más que las otras. Por lo general resulta ser una imposición. 

 

     6. - Si escribes diálogos, repítelos en voz alta a medida que los vayas escribiendo. Sólo entonces obtendrás el sonido del diálogo. (De una carta a Robert Wallsten, febrero de 1962.) 

 

 

                                                        

                                 Volver a DECÁLOGOS:    number-10

 

 

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.