RotuloLosfragmentos

Lo último en: Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

AVISO: Se suspende temporalmente la incorporación de nuevos documentos por Mantenimiento: Adaptación de fragmentos de libros al formato de móvil

El Buscón, Comienzo
de Francisco de Quevedo
El Buscón de Francisco de Quevedo.  Comienzo

Pies de barro. Fragmentos
de Terry Pratchett
Pies de barro. Fragmentos.  de Terry Pratchett

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

NUEVAS PORTADAS
La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

La sinagoga de los iconoclastas Fragmentos
de J.Rodolfo Wilcook
La sinagoga de los iconoclastas de J.Rodolfo Wilcook Clarín. Fragmentos.

La conciencia de Zeno Fragmentos
de Italo Svevo
La conciencia de Zeno de Italo Svevo. Cuento.

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. EL QUIMÉRICO INQUILINO de Roland Topor  Fragmentos I:

Nuestra portada:
TroncoOpañel Provis
 
VOZ DE LA FOTO.  Le venía a la memoria la imagen de una mujer, entrevista en la calle, subiéndose las medias, unos pechos divinos en la profundidad del escote de una dependienta, o el recuerdo de un antiguo espectáculo. En eso constituía el cebo. Si su espíritu picaba, entonces su mente adquiría una gran potencia.
Portada provisional.  Madrid   © LCJ     
 
  
Fragmentos de libros  

                                                                                    
faviconfl 
...algo decimos de El quimérico inquilino

 

p36   ... La ceremonia ya había empezado cuando entró en la iglesia. Se sentó sin hacer ruido en la primera silla que encontró y se puso a examinar a la concurrencia. Era poco numerosa. En primera file reconoció la nuca de Stella, pero ella no se volvió. Entonces se limitó a dejar pasar el tiempo.

Nunca había sido creyente, y menos católico, pero respetaba las creencias de los demás. Por eso procuraba estar atento para imitar todos sus movimientos, para ponerse de rodillas en el momento oportuno y levantarse cuando fuera necesario. Sin embargo, el ambiente lúgubre del lugar le afectó. Al cabo de un rato se vio asaltado por un cortejo de ideas sombrías. La muerte estaba presente, la sentía por encima de todo...

...

 

 Continuar fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "El quimérico inquilino" )

 

 

Comparta, si lo considera de interés, gracias: 

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.