CucharaSaturada

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Fragmentos de La balada del café triste.
Carson McCullers
Fragmentos de La balada del café triste. Carson McCullers

Fragmentos de Niebla.
Miguel de Unamuno
Fragmentos de Niebla. Miguel de Unamuno

Comienzo de Lazarillo de Tormes.
Anónimo
Acceso directo al comienzo de Lazarillo de Tormes

Todo lo que hay. Comienzo
de James Salter
Todo lo que hay de James Salter. Comienzo.

 

 

NUEVAS PORTADAS
Sobre héroes y tumbas Final
de Ernesto Sábato
Final de Sobre héroes y tumbas de Ernesto Sábato

A sangre y fuego Prólogo
de M.Chaves Nogales
Prólogo de A sangre y fuego de M.Chaves Nogales

El guardián entre en centeno Fragmentos
de J.D. Salinger
Fragmentos de El guardián entre en centeno de J.D. Salinger

Esperando a Godot. Comienzo
de Samuel Beckett
Esperando a Godot de Samuel Beckett. Comienzo

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. HELENA O EL MAR DEL VERANO de Julián Ayesta  COMIENZO I:

Nuestra portada:
HelenaAndrin800
VOZ DE LA FOTO.  Han pasado ya más de tres años desde el atardecer de esta imagen. Sé que los niños son un tema tabú para el retrato y su difusión en la Red y por eso se velan las caras y se omite el nombre de la playa asturiana donde fue tomada. No obstante, el tiempo pasado ha convertido a estos niños en otros y lo que aquí aparece no es más que un fotograma de la infancia que se les va huyendo. La imagen central de la niña, digamos que se llama Helena, podría representar a la Helena de los primeros capítulos de esta deliciosa novela de culto y hoy, tres años después, se habrá transformado en la Helena que ya no quiere ni entretiene el juego de "la batalla de Verdún", esto es, entrar los niños a escondidas en el cuarto de las niñas para batirse a almohadazos; y ya se asemejará más a la Helena de la que nos quiere hablar Ayesta. 
Niños jugando con la arena, al atardecer, en una playa de Asturias.    © LCJ 
 
Comienzos de libros  
 
 
    Por ti la verde hierba, el fresco viento,
        el blanco lirio y colorada rosa
            y dulce primavera deseaba.
 
            GARCILASO,   Égloga I
   
 
                Pero lejos están los remotos días
en que el amor se confundía con la pujanza de
                                    la naturaleza radiante
        y en que un mediodía feliz y poderoso
henchí un pecho, con un mundo a sus plantas.
 
            ALEXAINDRE      Sombra del paraíso
 

  

I

EN VERANO

     I      ALMUERZO EN EL JARDÍN

 

El dulce de guinda brillaba rojísimo entre las avispas amarillas y negras y el viento removía las ramas de los robles y las manchas del sol corrían sobre el musgo, sobre la hierba suave y húmeda y sobre la cara de los invitados y de las Mujeres y los Hombres, que estaban fumando y riéndose todos a un tiempo. Y brillaban también las copas azules para el Marie Brizard y los cubiertos de postre. Y los lunares de luz -los grandes persiguiendo a los pequeños- corrían sobre el mantel lleno de manchas moradas de vino y migas...

...

 Continuar comienzo    (Continuar con el comienzo de "Helena o el mar del verano" )

                        

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.